Nuevos Comienzos Innovando-Empoderamiento de Mujeres en la Cárcel

El Desafío:

En la cárcel de Sogamoso, departamento de Boyacá en Colombia, están recluidas 180 mujeres entre los 18 y los 60 años de diferentes regiones del país que han cometido distintos tipos de delitos que comprenden desde el hurto hasta el homicidio.

Estas mujeres han estado expuestas a la estigmatización, falta de oportunidades para trabajar o estudiar, tratos tortuosos y denigrantes, hacinamiento e infraestructura insalubre que hace más lento su proceso de resocialización y menos probable la reparación del daño  a la sociedad desde la cárcel.

La Solución :

Desde Octubre de 2017, el programa “Nuevos Comienzos Innovando” tiene el propósito de promover la resocialización y el empoderamiento de las mujeres en la cárcel a través de la innovación, la educación sobre derechos humanos y la educación para la productividad.

De acuerdo a los testimonios de las reclusas, el cuerpo de vigilancia, profesoras y voluntarios, el programa ha provocado un mejoramiento sustancial en el comportamiento, la convivencia, la resolución de conflictos y el apoyo grupal entre las reclusas del pabellón de mujeres de la Cárcel de Sogamoso.

En 9 meses de trabajo, “Nuevos Comienzos Innovando” ha brindado 170 horas de entrenamiento en diseño textil, 80 horas de talleres de empoderamiento, investigación e innovación, permitiendo redimir alrededor de 50 días de pena para las participantes. En las sesiones de trabajo se han involucrado 10 expertos nacionales y 8 expertos internacionales en innovación social, salud, deporte y derecho. Además del componente innovador y productivo, nuestros expertos han brindado talleres de deporte y prevención del cáncer de mama.

Más detalles: http://mujeresconderechos.org/2018/04/06/nuevos-comienzos-innovando/

En la primera fase del programa (Octubre-Enero 2018)  las reclusas recibieron:

  • Talleres de apoyo psicoemocional y sensibilización sobre Derechos Humanos y Derechos de la Mujer
  • Clases de tejido

En la segunda fase (Febrero-Marzo 2018) las reclusas recibieron:

  • Talleres sobre liderazgo, confianza y paz
  • Taller de investigación para la identificación y definición de los problemas principales que afectan la vida de las reclusas en la cárcel

El proceso de investigación les permitió a la reclusas entender que los tres problemas que más las afectaban dentro de la cárcel son: a) La separación intrafamiliar acentuada por la falta de recursos que les impiden a sus hijos y familiares visitarlas en la cárcel; b) La falta de atención médica y de información sobre prevención de las principales enfermedades que afectan a las reclusas en el recinto; y c) los castigos denigrantes dentro del denominado “calabozo” que reciben las internas envueltas en riñas.

En la tercera fase (Abril-Julio) las reclusas recibieron:

  • Taller de generación de ideas innovadoras  
  • Fundamentos de diseño textil
  • Fundamentos de emprendimiento

Actualmente las reclusas han decidido unificar sus ideas innovadoras en la creación de una marca llamada “Alas de Libertad” que lanzará una línea de productos de aseo personal y bienestar derivados de hierbas aromáticas como la menta, manzanilla y romero cosechadas en su propia granja orgánica.  

Cómo es ser mujer y estar en la cárcel?

De acuerdo a cifras oficiales, Colombia tiene más de 7.700 mujeres recluidas en las cárceles. El índice de hacinamiento carcelario de mujeres es del 45% .  Solo en 2017 se han presentado 1.081 denuncias por casos graves de violación del derecho a la salud en la población femenina carcelaria y las denuncias por tratos crueles y torturas han crecido más del 500% en los últimos 3 años.

Las cárceles colombianas son espacios que no fueron diseñados para las mujeres, y la política penitenciaria ha privilegiado más la atención de los problemas que viven los hombres (108.000 reclusos) antes que los problemas que afectan a las mujeres reclusas, alentando la desigualdad y afectando todos sus derechos fundamentales.  

En la cárcel de Sogamoso, las mujeres reciben menos de 30 toallas higiénicas por año para administrar sus periodos menstruales. Por cada celda de 3×3 metros cuadrados deben dormir 8 mujeres, y 3 de ellas en colchonetas sobre el piso. Constantemente reciben comida descompuesta. Un 60% de las reclusas no reciben visitas de sus familiares debido a la falta de recursos para desplazarse hasta la cárcel. Y de acuerdo a la última brigada de salud otorgada por la Clínica de la Mama, se descubrieron 9 mujeres que requieren urgentemente exámenes especializados por tener riesgo de cáncer de mama.       

El proyecto entonces ha fortalecido la capacidad de las internas de verse a sí mismas como mujeres que puede hacer aportes a la sociedad.  Y además, les ha permitido formular alternativas productivas sostenibles para generación de ingresos de ellas mismas y sus familias.

Aquí podrás encontrar toda la información sobre nuestro proyecto:

Español:

[Mujeres con Derechos] Empoderamiento de mujeres en cárceles colombianas (2)

Inglés:

Women With Rights Foundation-New Beginnings (2)