marcasparasiempre

Imagen de Nomasmaltratodgenero

Consecuencias comunes tras una experiencia de violencia contra una mujer

La mayoría de los actos de violencia contra una mujer se viven en el espacio de la crisis privada y en la intimidad familiar. El problema de esto es que las víctimas se sienten solas, aisladas y sin posibilidad de buscar ayuda ante la vergüenza que se asocia con la sexualidad y la victimización en nuestra cultura.

El desorden de estrés postraumático

El aislamiento que se vive tras un acto de violencia, es una de las herramientas más poderosas de los atacantes. La re-experimentación recurrente y angustiosa de las imágenes, palabras, pensamientos y percepciones de ese momento profundizan el trauma y a esto se le conoce como “estrés postraumático”. Pesadillas, alucinaciones, recuerdos, irritabilidad, problemas de concentración y respuestas negativas a los recuerdos del trauma son algunas de las manifestaciones de éste desorden.

Estas son algunas reacciones comunes, aunque no limitadas, tras los ataques violentos :

-Miedo, terror y sentimientos de inseguridad

-Sentimientos de culpa y vergüenza

-Rabia que puede convertirse en depresión, que  incluso puede llegar al suicidio

-Dependencia de sustancias como el alcohol o las drogas    

-Desordenes alimenticios

-Auto-agresión

-Cambios en la sexualidad e intimidad

La violencia contra las mujeres TAMBIÉN afecta a los hombres: No sólo porque hiere a las mujeres presentes en sus sus vidas, sino también porque los limita a tener relaciones destructivas con sus esposas, hijas, hermanas, amigas, madres o colegas.

amnistia internacional

Imagen de Amnistía Internacional